Un sistema científico que cuida a las personas es posible

Experiencia de una científica española en Argentina.

Estudia una licenciatura, es mucho esfuerzo pero verás como luego la recompensa merece la pena. Al menos eso nos decían nuestros padres. Y sí es verdad que merece la pena, porque uno aprende cosas y vive experiencias inolvidables. Pero eso de que si estudias mucho te labrarás un buen futuro pues, por suerte o por desgracia, es de otra época. Aquí y ahora, al menos, la realidad es otra. Y si ya nos centramos sólo en los que nos dedicamos a la investigación en España… mejor ¡apaga y vámonos! Entonces la vida se convierte en una carrera de obstáculos sin sentido y te acabas creyendo que es así en todos partes. Y no, hay todo un mundo hay fuera y las cosas pueden hacerse de otra manera. Quiero contaros mi experiencia.

Como he dicho antes, estudié una licenciatura, Ciencia y Tecnología de los Alimentos para ser exactos. En la época en que acabé había muchas posibilidades de conseguir una beca predoctoral y ante la perspectiva de trabajo durante cuatro años, en laboratorio (que me encantaba) y con posibilidades de viajar al extranjero y hacer estancias cortas en otros grupos. ¡Qué más se podía pedir! El caso es que empecé mi doctorado y durante cuatro años todo fue genial: el trabajo muy interesante, aprendí a desenvolverme en distintas labores, hice mis estancias en el extranjero (para mí de lo poco bueno que tiene este trabajo, aunque esté feo decirlo), pasé con bastante decencia la prueba de la escritura de la tesis (época infernal que sólo el que ha escrito una puede entender) y es justo ahí cuando llega el abismo negro, el apocalipsis… Te ves echando más horas que un tonto, porque hay que decir que cuando uno es becario nunca es suficiente: parece que uno no tiene derecho a vivir, cuantas más horas estés en el laboratorio mejor, si no te coges las vacaciones mejor, por no hablar de los mesecillos sin cobrar, que todos lo hemos vivido… Y encima tanto, tanto esfuerzo para quedarte en el paro. Y eso en el mejor de los casos porque hay muchos que agotan el paro para escribir la tesis. Y entonces viene la pregunta de oro…¿y ahora que? Porque en España funciona todo tan bien (y espero que se note el sarcasmo) que nunca sabes cuando va a salir la próxima convocatoria de becas postdoctorales, es un gran enigma por no mencionar que cuando quieren se saltan la convocatoria. En fin, qué os voy a contar que no sepáis…

En esas estaba yo cuando me salvó una de las estancias que hice durante mi doctorado… Argentina. Un amigo de allí, viendo que quería hacer un postdoc y que aquí no había manera de conseguir nada, me habló de CONICET (el equivalente al CSIC de aquí, pero que funciona). Eso fue en junio. En agosto se abrió la convocatoria y se resolvió en diciembre. Y así, de pronto, dos años de postdoc resueltos por delante.

conicet

Ha sido la mejor experiencia de mi vida y eso que aquí en España somos un poco de aquella manera y pensamos que un postdoc en un país sudamericano no puede ser igual de bueno que uno donde se hable inglés. Al menos a mí más de uno me lo dio a entender. Pero yo me fui y lo que he vivido allí es que otra ciencia es posible. Es cierto que puede que el país no sea el más estable del mundo económicamente hablando (aunque hoy en día cuál lo es), y no sé cómo se vivirá y cobrará en otros ámbitos laborales. Pero el científico si lo conozco bien y en el país se invierte en ciencia, se cree en la ciencia y en la gente que se dedica a eso y se cuida a la persona. Dicen que no siempre ha sido así y no se sabe cuanto durará, pero hoy por hoy es una realidad.

Allí empiezas tu doctorado con tres años por delante (beca tipo I) y se prorroga dos años más si alcanzas unos requisitos mínimos (beca tipo II) sabiendo que en junio se abren las convocatorias para beca postdoctoral por lo que si quieres seguir en el sistema sabes que el mes de junio anterior a que finalice tu beca y lectura de tesis (que siempre es en abril) tienes que tener todo listo para solicitar tu beca, así de sencillo. Te puedes organizar y el que esté interesado y quiera estar en el sistema se preocupa por publicar, por acabar las cosas en los plazos previstos y el sistema te responde. Pero ahí no acaba la cosa, lo que más me impactó fue la entrada a carrera, que sería el equivalente a sacarte una plaza de científico titular en el CSIC. Para eso el plazo se abre en diciembre, presentas tu curriculum y en agosto te enteras si estás dentro o no. Así de sencillo, así de cómodo. Es más, como normalmente el que está esperando la entrada a carrera tiene una beca postdoctoral, en caso de que haya finalizado, te siguen pagando hasta que se resuelva si has entrado o no. Y si no entras, puedes volver a intentarlo sabiendo que el año próximo se abrirá el plazo en la misma época. Compañeros españoles, ¿no es maravilloso? Ni en las mejores épocas de la ciencia en España ha pasado algo así, que yo sepa. Y las cifras son alucinantes: en 2011 entraron a carrera 548 personas, 601 lo hicieron en 2012 y hubo 657 cargos nuevos en 2013. Recuerdo que en mi centro consiguieron plaza unas 8-10 personas en el mismo año y yo alucinaba porque trasladaba eso a mi instituto de Sevilla y era impensable.

Celebración del Día del Investigador Científico en Argentina

Celebración del Día del Investigador Científico en Argentina

Y esa es la situación actual de la ciencia en Argentina. Obviamente que ellos se quejan, y le encuentran fallos e injusticias al sistema pero cuando lo comparo con lo mal que está en España no puedo dejar de considerarlo maravilloso: un sistema científico que cuida a las personas. Pues esa ha sido mi experiencia y quería compartirla con vosotros. Yo no descarto volver a Argentina visto como está la situación en España. Dicen que cuando se cierra una puerta se abre una ventana… la pena es que, últimamente, para los jóvenes españoles eso siempre pasa muy lejos de casa.

EPC

Universidad de Sevilla

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Fuga2: un mapa colaborativo de los investigadores exiliados

El pasado mayo de 2013, en vista de la ausencia de datos públicos, tres periodistas de El Periódico de Catalunya, Michele Catanzaro, Francisco J. Moya y Eli Vivas, pusieron en marcha un formulario y lo difundieron entre las principales asociaciones de científicos con la idea de conocer cuántos investigadores españoles se habían ido afectados por la crisis y los recortes de investigación.

Fuga2La idea era hacer un mapa colaborativo, ubicarlos, analizar los motivos por los que se habían ido y si tenían pensado volver. Así nació FUGA2, que hasta el momento ha localizado a más de 600 investigadores en el exterior. Desde Ciencia Con Futuro, creemos que hay muchos más, y queremos ayudar al equipo de FUGA2 a darles voz.

Si eres investigador en el extranjero, puedes responder a su formulario. Si no es así, pero conoces a alguien que responde a este perfil, te agradeceríamos que lo difundieras entre tus conocidos.

Destinos de los científicos Fuga2

Destinos de los científicos Fuga2

También puedes encontrar a Fuga2 en Tumbrl.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

La Sociedad Española de NeuroCiencia busca crear un “mapa” de jóvenes neurocientíficos españoles en el extranjero.

Hemos recibido en el grupo de Facebook de Ciencia Con Futuro el siguiente mensaje con la solicitud de difundirlo:

“Hola compañeros, desde la Sociedad Española de NeuroCiencia, están pidiendo difusión de este tema. Su idea es crear un “mapa” de jóvenes neurocientíficos españoles en el extranjero. La persona que se ha puesto en contacto conmigo para esto, ha sido José Antonio Esteban, jaesteban@cbm.csic.es, Centro de Biología Molecular Severo Ochoa, Madrid. Por si nécesitais mas información. Os adjunto parte del mensaje y espero que podáis ayudar desde vuestro twitter, facebook…
Muchas gracias.

La idea es vertebrar, dar visibilidad, y en la medida de lo posible potenciar vuestro desarrollo profesional. Para ello la SENC cuenta ahora con un programa de jóvenes investigadores y sesiones específicas de desarrollo profesional en sus congresos bi-anuales. La idea es tomar contacto con los investigadores jóvenes en el extranjero, y en la medida de lo posible facilitar su transición como investigadores independientes (ya sea fuera o dentro de España). ¡Pero el primer paso es saber quiénes sois! Por eso estamos realizando este censo, en colaboración con diferentes sociedades españolas y extranjeras relacionadas con la neurociencia. Pero es difícil llegar a todo el mundo. Así que te agradezco tu interés y te animo a que “corras la voz” en los foros que tú consideres adecuados.

La información que nos gustaría recopilar en estos momentos es:
- Nombre
- Dirección de e-mail
- Centro de trabajo
- Fecha de inicio en ese centro
- Una frase que describa el tema de investigación (mecanismos moleculares de la plasticidad sináptica en el hipocampo, por ejemplo, en mi caso)
- Si eres o no socio de la SENC
Para enviarlo: secretaria.tecnica@senc.es”

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Operación win-win de la Junta de Andalucía en I+D

O cómo otorgar ayudas a los grupos de investigación sin gastar un euro.

El pasado 20 de enero de 2014 se publicó en el BOJA la Resolución de 23 de diciembre de 2013, de la Secretaría General de Universidades, Investigación y Tecnología, donde se concedían los incentivos a los Agentes del Sistema Andaluz del Conocimiento para el funcionamiento de los Grupos de Investigación no Universitarios, convocatoria 2011. Esta convocatoria se conoce coloquialmente las Ayudas a Grupos, que en esta ocasión constaba de 835.921,91 €, de los cuales es beneficiario el CSIC de 444.892,41 €; un aire fresco de financiación pública para la I+D, que en los tiempos que corren nunca viene de más.

La Junta nos tiene acostumbrados a ingresar éstas y otras subvenciones a I+D algo más tarde de su concesión. Afortunadamente, en las últimas convocatorias el periodo de ejecución de estas subvenciones comienzan con la fecha del primer pago, lo que supone un alivio para los centros, que no tienen que adelantar un dinero que llega varios meses o años después. Según la Junta, los retrasos se deben a que las subvenciones que concede no se justifican. Extraña explicación, ya que de no justificarse, se deben reintegrar a la Junta con los respectivos y odiosos intereses de demora.

Siempre hay que leer la letra pequeña en todo lo que se firma, pero cuando hay personas cuyo trabajo depende directamente de uno, hay que ser más escrupuloso y asesorarse, aunque sea para ver un punto de vista diferente. Lo primero que nos llama la atención en la Resolución de concesión de las Ayudas a Grupos 2011 son las fechas de ejecución del 1 de enero de 2011 al 31 de diciembre de 2012. ¿Cómo? ¡Se está financiando la actividad de investigación de hace más de un año! Qué raro.

Entonces, ¿cómo se justifica esto ante la Junta? Si seguimos leyendo vemos que estas ayudas hay que justificarlas antes del 31 de marzo de 2014. Desde la Delegación del CSIC en Andalucía se nos comunica a los investigadores las diferentes opciones posibles ante la situación planteada:

- O bien se aportan facturas de gastos generados del periodo 1/1/2011 a 31/12/2012 que no se hayan justificado en otra ayuda.

- O bien se renuncia a la ayuda. Hay que hacer hincapié en que si la Junta llega a hacer efectivo el pago, aunque renuncies, hay que devolver con intereses de demora, así que aún están a tiempo los investigadores para renunciar a esta bendita ayuda y no tener que pagar los intereses.

Pero bueno, entonces, ¿qué se negoció con la Junta cuando supimos que se nos iba a conceder provisionalmente estas ayudas con ese periodo de ejecución? Si ya nos es difícil llevar a cabo nuestra tarea de investigación con los pocos recursos de que disponemos en medio de una crisis económica a nivel mundial, además se supone que nos tienen que sobrar gastos (facturas) para situaciones inesperadas de este tipo. Pero si te sobra, acuérdate de gastarlo pronto, porque si no se considerará remanente y lo perderás. Pero es que nuestros propios representantes ante la Junta no saben cómo funcionan los centros públicos de investigación. Si hay fondos se investiga. Si no, mejor será cerrarlos para no aumentar el gasto público. Pero mientras tanto, ¿qué hacemos con la gente que trabaja en ellos?

La Junta ha jugado bien sus cartas. Teniendo en consideración la situación actual, en la que la financiación privada para la I+D es muy escasa o nula, y las reducciones a las que está sometida la financiación pública, muy pocos serán los grupos de investigación que cuenten con facturas de gastos que sean elegibles dentro del periodo de ejecución de estas ayudas. Pero la cosa no queda sólo ahí. Si tenías concedida una parte para contratar personal, ésta tendrá que ser devuelta íntegramente, ya que nadie ha podido prever la situación que plantea y no es posible proceder a la contratación una vez finalizado el plazo de ejecución (31/12/2012).

En definitiva, la Junta se pone su medalla de la I+D, resolviendo un año más éstas y otras ayudas, pero sabiendo que se le retornará gran parte de los fondos, ya que son imposibles de justificar, o en su caso fácilmente de impugnar ante una justificación de gastos. Cuando el diablo te ofrece un trato él siempre sale ganando.

Aún así, lo que más llama la atención es el comportamiento de la Delegación del CSIC en Andalucía, que recomienda a los centros aceptar dichas ayudas sin entrar a valorar la problemática que conllevan. ¿Cómo se han asesorado y qué se ha negociado con la Junta, si esta subvención supone una carga más que una ayuda? Se supone que deben ser investigadores preparados los que gobiernan el CSIC. Si no, mejor será hacer como en la empresa privada y poner a algún chupatintas, pero que sepa lo que está haciendo.

En fin, que habrá que rebuscar por las cuentas de esos años, si aparece algún gasto que sea elegible y si no se ha justificado en su momento, acordarse de por qué no se hizo cuando se tenía la posibilidad. Eso o directamente renunciar a la ayuda y encomendarse a la Virgen de la I+D para que no haya que devolver demasiados intereses moratorios.

________________________________________

Nota: este texto ha sido enviado a Ciencia Con Futuro anónimamente para que sea publicado.
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Conferencia: La situación actual de la ciencia y las propuestas de CC.OO.

Que no son los mejores momentos para la ciencia en España es algo que ya no es necesario explicar. Pero pese a tener bien identificado el problema, somos pocos los que nos atrevemos a asomar la cabeza y, además de la legítima protesta, atrevernos a ofrecer soluciones y alternativas a esta situación, que es a todas luces insostenible.

Emilio Criado es investigador del CSIC y, hasta hace poco tiempo, ha sido representante del sindicato CCOO en el Consejo Rector del ese organismo. El próximo martes 18 de Febrero estará en Sevilla, a cargo de la conferencia ‘’La situación actual en la ciencia y las propuestas de CCOO’’.

Desde Ciencia Con Futuro queremos hacer énfasis en la importancia de este tipo de eventos en general y de este en particular, pues contribuyen a nuestra formación en política científica y nos capacita un poco más para entender el marco en el que nos desenvolvemos, por eso hacemos un llamamiento a todos los interesados en acudir a la conferencia.

Fecha: 18 de Febrero
Lugar: Salón de actos del Hospital Universitario Virgen del Rocío
Hora: 17 h

cartel conferencia Emilio Criado

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

Valoración de Ciencia Con Futuro del Programa ComFuturo del CSIC

En el día de ayer el CSIC y la Fundación General CSIC, presentaron el Programa ComFuturo. Según palabras del presidente del CSIC , Emilio Lora-Tamayo, esta iniciativa supone la alianza del CSIC con destacadas empresas del país y tiene como objetivo retener en el sistema español de ciencia y tecnología a los jóvenes investigadores más brillantes. En la nota de prensa enviada a los medios, el CSIC manifiesta que, tras un riguroso proceso de evaluación, los seleccionados podrán desarrollar su creatividad en el entorno del CSIC, dando respuesta a demandas científicas y tecnológicas. Al acto asistieron también el presidente de la Fundación Cotec, Juan Miguel Villar Mir, y la secretaria de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación, Carmen Vela.

Según informa la Agencia EFE , Lora-Tamayo recordó que en los dos últimos años el CSIC no ha convocado el Programa JAE (Junta para la Ampliación de Estudios), lo que ha provocado que alrededor de 950 jóvenes acabaran su vinculación con el CSIC. Según Lora-Tamayo, esta nueva iniciativa está pensada en parte para solucionar este problema, si bien se elegirán a los mejores doctores, vengan de donde vengan. ComFuturo posibilitará que los doctores elegidos puedan trabajar en los centros del CSIC durante tres años: las empresas financiarán cada contrato con un total de 150.000 euros.

Desde Ciencia Con Futuro, queremos hacer las siguientes valoraciones sobre este programa:

1. Que el sistema de I+D español necesita urgentemente financiación, tanto pública como privada, así como el apoyo incondicional del Gobierno de España a la I+D pública, que es la que más está sufriendo los recortes.

2. Que, a pesar de que pretende paliar la escabechina provocada por la eliminación del programa público JAE, no asegura un número de científicos contratados, ya que esto dependerá de las necesidades de las empresas participantes.

3. Que se trata de un programa dirigido solamente a investigadores postdoctorales, y que ignora las necesidades de los centros de investigación de investigadores en formación (postgraduados y predoctorales), así como de técnicos de laboratorio, que sí se incluían en el Programa JAE. Según reconoce el propio CSIC en su Plan de Actuación 2014-2017, la caída más grande de personal en la institución, provocada por la crisis, se produce entre el personal becario.

RRHH CSIC 2009-2012

Fuente: Plan de Actuación CSIC 2014-2017. Elaboración propia.

Por cierto, es llamativo que mientras se impulsan las relaciones público-privadas con las grandes empresas, se eliminen los contratos JAE-transfer para la contratación de personal encargado de la transferencia de tecnología a esas empresas.

4. Que solo se financiarán investigaciones que beneficien a las empresas, por tanto aquéllas en las que se encuentre un rendimiento económico a corto plazo y no un rendimiento social. En Ciencia Con Futuro hemos publicado ya sobre la falacia de la investigación rentable. Insistimos en que la versión cortoplacista y aplicada de la ciencia es contraproducente a medio y largo plazo.

5. Que, aunque está por aclarar, a falta de publicación de la convocatoria, en la nota de prensa de EFE se indica que las empresas financiarán cada contrato con un total de 150.000 euros (un 72 % estará destinado al salario, un 24 % a los gastos asociados al proyecto y un 4 % a los gastos de gestión de cada uno de los contratos). De ser así, se dedicarían 36000 €/año brutos a salario. De esa cantidad hay que restar la cuota patronal a la Seguridad Social, IRPF, y S.S. del científico. Por tanto, el salario se quedará en menos de la mitad, o sea aproximadamente 1200-1400€ netos mensuales en 14 pagas. Ese es el salario que Emilio Lora-Tamayo considera apropiado para “los mejores doctores, vengan de donde vengan“. Hay que recordar que ComFuturo se dirige a investigadores con hasta 12 años de experiencia postdoctoral. Con esas condiciones, no creemos que vayan a venir muchos doctores de EEUU, Alemania o Reino Unido. Pero es más, una vez descontados los gastos salariales, quedarán 36000 € para costes directos de la investigación, para 3 años. Es decir, la escalofriante cifra de 12000 € por año. Ya nos explicará el Sr. Lora-Tamayo qué investigación “de excelencia” se puede hacer con ese presupuesto anual.

6. Que la empresa podrá deducir el 35% de lo aportado del impuesto de sociedades. O dicho de otro modo, que el estado pone el 35% del coste de la investigación propuesta. Hemos de recordar que las grandes empresas españolas no necesitan más beneficios fiscales en este país, ya que se estima que tributan al 3,5%, al tiempo que se suben los impuestos directos e indirectos (IVA e IRPF) a los trabajadores. Las grandes empresas no deberían necesitar incentivos de este tipo para invertir en I+D. Dado que nuestro sistema económico se basa en la competencia y la innovación es un factor determinante en la competitividad, éste debería ser estímulo suficiente para que las empresas dediquen parte de sus beneficios a la I+D, bien llevándola a cabo en sus propias instalaciones o bien contratando a centros públicos de investigación.

7. Que el Programa ComFuturo establece un 4% del presupuesto para “gastos de gestión“. Entendemos que con ese término se refiere al equivalente “costes indirectos” en los contratos convencionales con empresas, y que suelen ser un 19% del coste total. Esa partida presupuestaria se carga a las empresas en los contratos y se emplea para el sostenimiento del CSIC. No entendemos en razón de qué se reduce la cuantía en tamaña medida, dada la situación de precariedad en que se encuentra el organismo, que lo llevó al borde del colapso en 2013. Es evidente que, mediante el Programa ComFuturo las empresas ahorran una importante cantidad en relación al coste que supondría un contrato de I+D habitual.

8. Que el Programa ComFuturo, está dirigido a las grandes empresas españolas, reunidas en la Fundación Cotec y no para las PYMES. Tenemos que recordar que durante los años de crisis las grandes empresas españolas han obtenido beneficios al tiempo que han reducido su masa salarial, aprovechando la reforma laboral del Gobierno. De hecho, se apunta que para las grandes empresas españolas la crisis podría haber terminado. En cambio, en los 5 años de crisis se han cerrado aproximadamente 2 millones del PYMES. Son estas empresas las que proporcionan la inmensa mayoría del puestos de trabajo en España, lo que ha sido reconocido hasta por destacados dirigentes del PP. Por tanto, son las PYMES las que necesitan el apoyo institucional para la innovación y no las grandes empresas, que pueden llevar a cabo actividades de I+D sin necesidad de incentivos, gracias a sus abultados beneficios.

9. En definitiva, que la estrategia es clara: hundir la ciencia pública para dejarla en manos de las grandes empresas con una gran ayuda estatal. El Programa ComFuturo no resuelve los problemas del CSIC, ni siquiera en una ínfima parte. Sin embargo, sirve de lavado de imagen para muchas de estas grandes empresas, que han sido acusadas de evadir impuestos, de tener sedes en paraísos fiscales, de estar implicadas en casos de corrupción (incluida la empresa OHL, de Villar Mir) o de participar en estafas como la de las eléctricas, las participaciones preferentes y los desahucios.

y 10. Si de verdad el CSIC quiere apoyar a los jóvenes investigadores españoles y paliar su emigración forzada, lo que debería hacer es exigir más presupuesto a la Secretaria de Estado de I+D+i para asegurar su sostenibilidad en 2014 y restituir el Programa JAE.

Publicado en Uncategorized | 2 comentarios

Haz una donación a su departamento y participa en un sorteo (simbólico)

Así titula su vídeo en youtube, José Antonio López Guerrero, profesor titular de microbiología de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), investigador y director del Departamento de Cultura Científica del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (DCC­CBMSO). Este vídeo es parte de la campaña “Salvemos la investigación“, mediante la que el Dr. López Guerrero quiere recaudar fondos para continuar sus investigaciones sobre el papel del herpes en la esclerosis múltiple. Así está la ciencia en España: los científicos prácticamente pidiendo limosna para poder continuar su trabajo. Por que sí, el sorteo en el que participas por donar es simbólico, ni para eso hay dinero.

A pesar de que es evidente la falta de recursos económicos, en estos días también hemos visto publicadas en el diario ABC, las declaraciones de Óscar Marín, que dejará el Instituto de Neurociencias de Alicante (CSIC­-Universidad Miguel Hernández) para dirigir el Centro de Neurobiología del Desarrollo del King’s College de Londres. De sus declaraciones, ABC destaca que «El problema más grave de la ciencia en España no es el dinero». Aunque probablemente lo que quiera decir el Dr. Martín es que el problema más grave de la ciencia española es el menosprecio que los políticos, los empresarios y gran parte de la población tienen por ella, hemos de reconocer que hoy en día el problema fundamental sí es el dinero.

El problema es que los proyectos del Plan Nacional salgan con un año de retraso. El problema es que se haya reducido en un 60% el número de becarios en el CSIC. El problema es que hayan tenido que rescatar al CSIC in extremis porque el presupuesto asignado no llegaba. El problema es que se convoquen menos contratos Ramón y Cajal y que muchos de ellos tengan que volver a emigrar o dejar la ciencia porque no se estabilizan. El problema es que sustituyan los contratos Juan de la Cierva de tres años por contratos postdoctorales de dos años. El problema es que no se convoquen plazas de personal técnico y de apoyo desde no se sabe cuánto tiempo. El problema es que se presenten a plazas de científico titular del CSIC candidatos que ya dirigen sus propios proyectos de investigación pero que se quedan en la calle este año. El problema es que las empresas no solo no inviertan en I+D sino que emplean fondos públicos para actividades que no son I+D. El problema es que el Gobierno haya reducido un 40% el presupuesto en I+D. El problema  es que muchas comunidades autónomas hayan prácticamente suprimido sus programa de ciencia. El problema es que el CSIC haya eliminado el programa JAE. El problema es que hay centros de investigación despidiendo o prejubilando científicos mediante EREs…

Vemos, por tanto, que el dinero sí es el problema, y nos gustaría que los científicos españoles de renombre, como Oscar Marín, aprovechen el acceso que tienen a los medios de comunicación para denunciar la situación en la que se encuentran muchos de sus compañeros, como José Antonio López Guerrero

Es cierto que el problema de la ciencia española no se arregla solo con dinero y que es necesario un cambio de actitud frente a la ciencia por parte de toda la sociedad. Pero no podemos esperar a que ese cambio se produzca, porque mientras tanto los laboratorios se vacían y los jóvenes (y no tan jóvenes, como Izpisúa) se marchan del país o dejan la investigación para dedicarse a otras actividades. No podemos, por tanto, poner paños calientes a la herida. La ciencia española se desangra, y mientras nos hacemos estos planteamientos sin actuar de verdad, el paciente se nos muere. Se necesita un torniquete urgentemente.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario