Actualización de nuestro manifiesto

Transcribimos aquí nuestro nuevo manifiesto, que es una actualización del anterior. También puede descargarse en https://cienciaconfuturo.com/manifiesto.

Manifiesto por el Futuro de la Ciencia en España

El modelo productivo español basado fundamentalmente en la construcción y el turismo se ha agotado, con lo que es necesario impulsar un cambio a través de la apuesta por la investigación y la innovación como medios para conseguir una economía basada en el conocimiento que permita garantizar un crecimiento más equilibrado,
diversificado y sostenible.
(Ley 14/2011, de 1 de junio, de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación)

Los profesionales de la Ciencia queremos manifestar nuestra preocupación por el futuro de la Investigación Científica en nuestro país, por el análisis valorativo que las clases dirigentes hacen de su situación y por la política científica que se está implantando desde las administraciones públicas. Nuestra economía está en crisis y se deben hacer cambios. Pero, ¿por qué estamos en crisis? ¿Por qué llevamos tanto tiempo en crisis? Los desastres que vivimos ya se estaban fraguando antes de la crisis. Incluso en las épocas de bonanza económica, la inversión pública española en Ciencia, Educación, Sanidad, Justicia, etc., se encontraban por debajo de las medias y estándares de los países a los que creíamos haber alcanzado, particularmente los de la Unión Europea.

Este panorama no sólo afecta a la comunidad científica, que deberá desarrollar su carrera en un contexto falto en recursos o emigrar de forma permanente a otros países, sino que empobrece al conjunto de la sociedad. La falta de respaldo político, económico y social a la Ciencia es estructural a nuestro país. Un sistema de I+D+i débil y precario se traduce en un estancamiento de la economía, un descenso de la competitividad y retroceso en el bienestar del conjunto de la sociedad. Los países ricos lo son porque invierten en Ciencia, y nosotros hace mucho tiempo que no lo hacemos de manera suficiente.

Nosotros no nos resignamos. Desde ahora Ciencia Con Futuro se organiza como Asociación para el Futuro de la Ciencia en España con el fin de promover y divulgar los valores de una sociedad basada en el Conocimiento y la Innovación y lograr cambios significativos en el rumbo que las administraciones públicas españolas han tomado en su contra. La asociación queda abierta a todos los agentes del sector científico, para esforzarnos en enderezar el camino. Nos dirigimos a todos los campos del Conocimiento (Ciencias Naturales, Sociales, Humanas etc.) tanto en su dimensión teórica como aplicada, porque queremos una Ciencia que esté al servicio de las personas y no de los intereses lucrativos de unos pocos. Apostamos, pues, por un cambio en las políticas científicas que en vez de debilitar el Sistema de Investigación, Desarrollo e Innovación lo fortalezca y que permita el desarrollo de una economía diversa, enfocada hacia la mejora del bienestar de las personas.

Ciencia Con Futuro está abierta a todo el personal investigador, técnico, de administración, expertos en transferencia e innovación, gestión, etc., que compartan nuestra preocupación por el futuro de la investigación en nuestro país. Necesitamos ser más proactivos y proveer a la sociedad de mayor divulgación, de mejores análisis y de propuestas de calidad.

En ese contexto, manifestamos la necesidad de:

1. Financiación pública suficiente para una ciencia útil

1.1. La investigación en ciencia básica no puede prometer los beneficios a corto plazo requeridos por las empresas y, sin embargo, es precisamente este área la que trae consigo los verdaderos avances científicos. Como dijo Santiago Ramón y Cajal: “Cultivemos la Ciencia por sí misma, sin considerar por el momento las aplicaciones. Éstas llegan siempre”.

1.2. Los presupuestos destinados a Investigación no se ajustan ni a los compromisos nacionales e internacionales adquiridos por nuestros gobernantes ni a la llamada que hacen “a la excelencia”.

1.3. Seguimos lejísimos de los objetivos de la Unión Europea y las sociedades más avanzadas, que llegan al 3% del PIB en inversión (pública y privada) en I+D+i.

1.4. Esto se traduce en:

– Baja generación de nuevos descubrimientos y patentes que contribuyan a la riqueza del país.

– Migración masiva de investigadores que, buscando un futuro mejor, vierten su conocimiento, obtenido con frecuencia por el esfuerzo educativo de todos, en beneficio de otros países.

2. Trabajo de calidad para una Innovación constante

2.1. El modelo basado en la concatenación de contratos temporales, con salarios que son una llamada a emigrar, dificulta la vida personal y profesional y es incompatible con el éxito de las labores que debemos encarar.

2.2. La actividad innovadora se hace en base a equipos, nadie trabaja aislado. La Innovación necesita de un adecuado equilibrio entre distintos perfiles profesionales: líderes que propongan, investigadores que ejecuten, técnicos que desarrollen, estudiantes que aporten savia nueva, gerentes y administrativos que coordinen y apoyen, etc.

2.3. El trabajo de Investigación es acumulativo y los trabajadores necesitan tener una carrera profesional clara, que les muestre sus opciones de evolución en un sistema transparente. La mediocridad de la endogamia no basada en méritos no puede seguir siendo tolerada.

3. Ciencia transparente y democrática

3.1. Sólo la máxima transparencia en las instituciones garantiza la igualdad de oportunidades, sea cual sea nuestro ámbito de trabajo.

3.2. La definición de prioridades sociales (por los poderes públicos) debe coexistir con la libertad de proposición (por los investigadores) en la exploración de ideas, porque nadie puede predecir cuáles serán los desafíos y las oportunidades del mañana.

3.3. El funcionamiento de las instituciones científicas requiere del diálogo y la participación democrática de sus agentes.

3.4. Los trabajadores de la Ciencia pública nos debemos a la ciudadanía, que nos financia en última instancia. El control piramidal de los centros de investigación por grupos endogámicos y autoritarios perpetuados en el poder es contrario a este deber de servicio.

4. Difusión para aportar el valor del Conocimiento

4.1. La sociedad necesita de científicos que pateen la calle y que hagan un esfuerzo en trasladar el nuevo conocimiento generado a conceptos e ideas tangibles más simplificados, que permitan un mayor acercamiento de la sociedad, mediante acciones tales como conferencias, charlas, exposiciones, etc., a fin de que la ciudadanía pueda valorar la repercusión de la Ciencia en sus vidas.

4.2. Una sociedad informada y crítica es más libre y autónoma. Una sociedad que pierda la capacidad de pensar críticamente, de cuestionar las verdades de cada grupo de interés en función de su propia perspectiva, queda a la deriva.

4.3. La ciencia, por su carácter democrático e internacionalista, debe ampliar su acceso a toda la ciudadanía y no ser tan sólo una herramienta de los científicos, es por ello que se plantea necesaria la apertura de las revistas científicas, los artículos científicos (fuente primaria del conocimiento) deben estar libremente accesibles y no mediante el pago de unos costes que hace imposible su consulta si no se pertenece a algún colectivo científico adscrito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s