Nada cambia en los programas electorales sobre I+D+i para el 26J

Como nos temíamos, los partidos políticos que se presentan a los comicios del 26J, no han hecho cambios en las partes de sus programas electorales dedicados a I+D+i.

Aunque suponíamos que no habría muchos cambios, dado que los seguidores de Ciencia Con Futuro demandan los análisis de los programas electorales antes de cada convocatoria electoral, para la del 26J nos hemos leído los programas que los partidos mayoritarios han presentado.

26j

Todos ellos presentan programas nuevos, pero que se diferencian de los de hace seis meses solamente en el formato y no en el contenido, al menos en lo que se refiere a I+D+i. La similitud es tal, que hemos podido comprobar que los programas han sido directamente copiados, palabra por palabra. Si hay alguna pequeña modificación es levísima. Por poner un ejemplo, la única modificación que hemos encontrado en el programa del PSOE es la siguiente.

Donde decía:

Crear, en el plazo máximo de seis meses, la Agencia Estatal de Investigación; y revisar y reformar en profundidad el sistema y en particular el CSIC y demás organismos públicos que lo integran, su organización y gestión, con criterios de excelencia y atendiendo para ello a las previsiones de la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación y a la mejora de su calidad, eficacia, eficiencia.

Ahora dice:

Impulsar la modificación del modelo de Agencia Estatal de Investigación; y revisar y reformar en profundidad el sistema y en particular el CSIC y demás organismos públicos que lo integran, su organización y gestión, con criterios de excelencia y atendiendo para ello a las previsiones de la Ley de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación y a la mejora de su calidad, eficacia, eficiencia.

El cambio es obvio, dado que la AEI fue creada justo antes de las elecciones del 20D. De hecho, esta misma semana se ha nombrado a su Consejo Rector.

Caso particular merece Unidos Podemos, que se presenta a estas elecciones formando una coalición. De los partidos que integran dicha coalición, en nuestro análisis del 20D, tuvimos ocasión de evaluar los programas de Podemos y de Unidad Popular. Como para el resto de partidos, los programas de estos dos son los mismos que presentaron para los pasados comicios. Sin embargo, una vez formada la coalición Unidos Podemos ha publicado un documento conjunto de 50 medidas, de las que tan solo una se refiere a I+D+i (punto 8), cuestión que ya criticamos en su día en redes sociales. De este documento, nos llama la atención la consideración de ‘Nuevo modelo productivo, política industrial e I+D+i’ dentro de una misma propuesta. A nuestro parecer, cada uno de esos puntos es tan amplio que como mínimo, merecerían una mención por separado, por lo que consideramos que, al menos en lo que respecta a la coalición, las propuesta de un 2% del PIB para I+D+i, sin mayor detalle, es demasiado vaga. Además, supondría un retroceso respecto a lo comprometido por Unidad Popular y Podemos para el 20D, que era alcanzar el 3% para 2020.

En definitiva, nos remitimos a nuestro análisis de los programas para el 20D, para cada uno de los partidos. A continuación os dejamos los programas para el 26J y la conclusión extraída del análisis para el 20D:

Ciudadanos (Programa)

El programa de Ciudadanos está muy trabajado y desarrolla un gran número de propuestas en materia de I+D+i, pero la mayor parte de ellas encaminadas a que el sistema público de I+D+i quede relegado a servir de soporte científico a las necesidades del sector privado.

Partido Popular (Programa)

El Partido Popular no presenta el programa digno en I+D+i que se merece la sociedad española y se conforma con dar pequeñas e insuficientes pinceladas al sistema que ya tenemos.

Partido Socialista Obrero Español (Programa)

Posiblemente, el más completo programa en materia de I+D+i de los analizados. Lamentablemente, genera mucha desconfianza y dudas sobre su aplicabilidad y cumplimiento, dada la experiencia en comunidades como Andalucía.

Unidos Podemos (Programa de Podemos. Programa de Izquierda Unida)

Podemos plantea unas propuestas en materia I+D+i cuyos objetivos supondrían alcanzar una renovación importante del sistema actual de I+D+i, pero algunas de las propuestas que se plantean se nos antojan generales sin concreciones explícitas.

Unidad Popular muestra interés y preocupación por el precario estado de la ciencia en España, siendo de los pocos programas que toca de una manera u otra todos los apartados generales de nuestro análisis. Sin embargo, le falta robustez en sus propuestas y medidas concretas.

Os pasamos también las entrevistas que Hipertextual ha realizado con portavoces y responsables de I+D+i e los distintos partidos, algunas de las cuales ya hemos difundido por redes sociales.

Toni Roldán (Ciudadanos): http://hipertextual.com/entrevistas/ciudadanos-toni-roldan-elecciones-26j

Emilio Criado (Izquierda Unida): http://hipertextual.com/entrevistas/iu-emilio-criado-elecciones-26j

Mª Jesús Moro (Partido Popular): http://hipertextual.com/entrevistas/pp-ma-jesus-moro-elecciones-26-junio

María González (Partido Socialista Obrero Español): http://hipertextual.com/entrevistas/psoe-maria-gonzalez-elecciones-26j

David Foronda (Podemos): http://hipertextual.com/entrevistas/podemos-david-foronda-elecciones-26j

 

 

Comunicado de ‘Ciencia con Futuro’ y ‘Ciencia para el Pueblo’ por el 1 de mayo

A pesar de tímidas mejoras recientes, como la conversión de las becas públicas en contratos, los trabajadores de la ciencia en nuestro país se siguen viendo abocados a desarrollar su labor en un entorno precarizado.

Las discusiones sobre las condiciones laborales en el sector científico suelen justificarse aludiendo a que el trabajo en este sector es una carrera vocacional y no ligada a expectativas salariales o condiciones de vida dignas.

Así se justifican abusos impensables en otros sectores, como por ejemplo, trabajar sin contrato al finalizar una beca, realizar horas extra sin remunerar, trabajar en días festivos y, en definitiva, se asume la precariedad como algo inherente a toda carrera investigadora.

Parte de estos abusos se han visto agravados por los recortes en investigación de los últimos años; recortes que se han traducido en:

· 11.000 investigadores/as menos desde 2010.

· 40% de recortes en I+d+i desde 2009.

· Desaparición de un Ministerio de Ciencia e Innovación.

· Inexistencia de una carrera investigadora digna para científico/as titulares, docentes, becarios y para personal técnico.

· Existencia del llamado ‘techo de cristal’ para las mujeres al querer progresar en la carrera  investigadora.

· Menos contratos para el personal laboral y demonización de aquello/as que tratan de conseguir un contrato indefinido.

La situación laboral en el CSIC es especialmente preocupante. El organismo, que estuvo a un paso de colapsar en 2013, ha llegado incluso a amenazar con represalias a los investigadores y centros de investigación que hayan contribuido, aunque sea de forma indirecta, a la estabilización laboral de sus trabajadores.

Otra consecuencia importante de los recortes en I+D, es la precarización de la carrera investigadora, la falta de interés por parte de nuestros representantes políticos en la investigación científica y  la constante pérdida de capital humano. Para un trabajador en ciencia, pasar parte de su carrera en el extranjero, bien para trabajar o formarse, es algo habitual y en cierta medida deseable. Sin embargo, en muchas ocasiones los investigadores se ven obligados a emigrar por falta de oportunidades.

Tampoco hay que olvidar que los avances en ciencia en este país serían imposibles sin el trabajo del personal técnico, cuyas carreras profesionales también se ven mermadas por la falta de estabilidad y continuidad en las convocatorias de proyectos de investigación. Y por supuesto, sin el trabajo de las becarias/os de investigación, a los que a menudo ni siquiera se les considera como trabajadores.

Por todo ello, consideramos que hace falta poner en pie mecanismos para erradicar estas injusticias y para proveer a la ciencia española de los fondos necesarios para desarrollar una carrera investigadora estable, bien definida y no sujeta a ciclos electorales. Que permita así a las investigadoras/es realizar su labor con dignidad y en igualdad de oportunidades.

Hoy 1 de mayo también es una jornada de lucha para las personas que trabajamos en el sector científico y académico: queremos recuperar nuestros derechos laborales y nuestra dignidad.

Por una ciencia con futuro. Por una ciencia para el pueblo.

 

CXP

logo rosa_en_negro_corto

La ciencia también se construye en femenino

Si tienes una hija de menos de 10 años a la que le gusta experimentar, descubrir cosas por su propio pie, explorar, aprender sobre animales, le gustan los ordenadores, programar o diseñar robots, es probable que pienses “ya cambiará”. Si con 15 años sigue con esas inquietudes pensarás: “puede dedicarse a dar clase”. Si con 18 escoge una carrera de ciencia o tecnología, pensarás que su carrera va a ser muy dura, en el mejor de los casos intentarás prepararla para cuando tenga que cambiar, porque no tendrá suficiente perseverancia para dedicarse a la ciencia de alto nivel. En el peor de los casos pensarás que “ya se casará y se le olvidaran las pamplinas científicas”. Parece exagerado, pero según un estudio en el Reino Unido sólo un 7 por ciento de madres y padres aseguran que animarían a sus hijas a seguir carreras relacionadas con tecnologías o ciencia.

En España la situación no es muy diferente. No existen muchos datos contrastados, pero una encuesta encargada por la fundación L’Oréal indica que para el 63% de los españoles las mujeres no sirven para ser científicas de alto nivel. Las razones son tan dispares (y algunas tan absurdas) como que nos falta interés por la ciencia, pero también por supuesta falta de perseverancia, de espíritu racional, sentido práctico y espíritu analítico.

Los datos al respecto son muy significativos, especialmente en el hecho de que a medida que se avanza hacia puestos más altos en los escalafones académicos o profesionales, la proporción de mujeres va siendo cada vez menor. En Estados Unidos, por ejemplo, las mujeres obtienen la mitad de los doctorados en ciencia e ingeniería pero sólo un 21% de éstas obtiene una plaza de profesora en ciencia y sólo un 5% en ingeniería (1). En Europa las mujeres obtienen un 36% de los doctorados, un 33% de éstas obtienen una plaza de profesora pero abismalmente sólo un 11% llega al final de la carrera académica (1). En España, aunque los datos que actualmente muestra el ministerio son del curso 2011-2012, se puede comprobar como el número de estudiantes y graduadas mujeres en las licenciaturas es ligeramente superior al de hombres. Para los estudiantes y graduados de doctorado ya son muy similares, y a medida que se aumenta en la carrera investigadora la diferencia entre hombres y mujeres se hace mucho mayor. De hecho el año pasado había una única rectora entre las 50 universidades públicas españolas.

Figura 1. Proporción de mujeres y hombres en la carrera investigadora en las universidades públicas (2011-2012).

Figura 1. Proporción de mujeres y hombres en la carrera investigadora en las universidades públicas (2011-2012).

En el CSIC, principal organismo público de investigación en España, los datos son muy similares, tal y como puede observarse en el siguiente gráfico, de 2014.

Figura 2. Proporción de mujeres y hombres que forman parte del personal investigador en el CSIC 2014.

Figura 2. Proporción de mujeres y hombres que forman parte del personal investigador en el CSIC 2014.

La complejidad de este fenómeno, que no es aislado de España, tiene diferentes componentes y razones que iremos analizando en posteriores artículos. Además incluiremos algunas medidas y políticas que se han llevado a cabo en diferentes países, así como propuestas en este campo. Se dan los problemas habituales que existen en otros campos laborales, pero además hay ciertas percepciones y prejuicios sociales e ideas educativas que tienden a dificultar el acceso de las mujeres a los campos de estudio de las carreras científicas, técnicas, ingenierías y matemáticas (STEM, por sus siglas en inglés) desde etapas educativas muy tempranas.

Tanto es así que la ONU ha celebrado, por primera vez este año, el día mundial Women in STEM (Mujeres en Ciencia Tecnología Ingeniería y Matemáticas) el 11 de febrero, con el fin de llamar la atención sobre este fenómeno extendido mundialmente.

El presidente de EEUU, Barack Obama, en el año 2013, ya puso el foco de atención en este fenómeno, debido a la importancia de la pérdida de talento que supone, en un momento en el que la Ciencia puede ser decisiva para resolver muchos de los problemas globales actuales:

One of the things that I really strongly believe in is that we need to have more girls interested in math, science, and engineering. We’ve got half the population that is way underrepresented in those fields and that means that we’ve got a whole bunch of talent…not being encouraged the way they need to.

En España, se ha llevado a cabo la elaboración de un manifiesto llamado “Manifiesto Cambiemos las Cifras”, que si queréis podéis firmar, con el objetivo de concienciar a la sociedad e intentar llamar la atención sobre este hecho sin embargo, esta iniciativa es privada y actualmente no tiene apoyo institucional, más allá de algunos ámbitos científicos.

La discriminación sexual es un fenómeno cotidiano que impide el progreso de millones de personas en todo el mundo. El machismo y la intolerancia pueden adoptar diversas formas: desde la negación de los principios básicos de igualdad de las personas hasta la instigación del odio misógino que puede llevar al homicidio, todo lo cual puede destruir vidas y fraccionar comunidades. La lucha contra el machismo en todas sus facciones es una cuestión prioritaria para la comunidad internacional y desde Ciencia Con Futuro, también en el campo de la ciencia y de la I+ D + i, queremos darle la importancia que se merece.

¿Vas a dejar que tus prejuicios desperdicien el 50 % del talento científico de este país?

rosieforstory_0


(1) Datos de la US National Science Foundation citados en Mind the gender Gap por Helen Shen, Nature 495, 22 (2013).

Por un Pacto de Estado en Ciencia

Después de haber analizado los programas electorales, una de las conclusiones que obtuvimos fue que, respecto a comicios anteriores, se había incrementado el interés de los partidos políticos por hacer propuestas en materia científica. Es hora de que lo demuestren.

Tras las Elecciones Generales, quedó claro que no hubo un ganador y la gobernabilidad quedó sometida a los pactos. Sin embargo, dos meses después aún seguimos sin gobierno. Por tanto, y dado que en estas semanas se están produciendo encuentros entre los partidos que consiguieron representación parlamentaria, creemos que es un momento fundamental para no olvidarse de la ciencia. Por eso, hemos iniciado una campaña en Change.org para pedir a los partidos políticos un Pacto de Estado por la Ciencia, o de lo contrario #NosQuedamosAtrás.

cenvMpRYeYcDJzj-800x450-noPad

La situación de la ciencia en España es catastrófica, seguro que lo sabes de sobra. Décadas de mala gestión por parte de los que nos gobiernan han convertido España en un país muy poco atractivo para investigar e innovar. Concretamente, desde 2008, políticas ignorantes han causado daños muy graves a nuestro sistema científico, que llevará medio siglo reparar. Y eso sólo si se adoptan ya las políticas adecuadas.

Medidas presupuestarias diseñadas por un ilusionista han tenido como consecuencia que una gran parte de los fondos disponibles par la ciencia nunca se gasten, nos han dejado famélicos. Y políticas de recursos humanos hechas desde el desconocimiento de la realidad mundial, o directamente pasto de cacicazgos endogámicos, nos han empujado a un nuevo éxodo de los más capaces, ¡Otra catástrofe más!.

Desgraciadamente ciertas catástrofes sólo se ven en perspectiva, y pasarán años hasta que entendamos todo lo que hemos perdido junto con todos esos científicos, que liderarán el futuro, pero lo harán trabajando en EEUU, Escandinavia o incluso Asia Oriental. Ante un futuro post-industrial, marcado por la necesidad de adaptarse al imparable cambio climático y a una economía de escala planetaria, la única salida para la economía y la sociedad españolas es apostar por el conocimiento, la información, los resultados sólidos… apostar por la ciencia. Y en España se está haciendo todo lo contrario.

El futuro se nos echa encima: nuevas necesidades energéticas, nuevos desafíos médicos, proteger el medio ambiente, recuperar la historia para aprender (y vender) un turismo distinto, infraestructuras para una España más seca y un mar en alza, nuevos productos y servicios para la sociedad y el mercado global. Si no actuamos con rapidez, España perderá una oportunidad histórica y por eso hemos iniciado esta petición para reclamar un Pacto por la Ciencia.

¿Y qué debería contener este Pacto por la Ciencia? Pues nada realmente ambicioso, simplemente tres puntos que son de sentido común

•       Presupuestos suficientes, que recuperen ya la media europea y cumplan con el compromiso del 3% del PIB para 2020.

•       Un marco estable, para que el sistema cuente con perspectivas plurianuales (más allá de la legislatura) determinadas por una estrategia al servicio de la sociedad y una Agencia Estatal de Investigación independiente

•       Meritocracia: una carrera profesional basada en los méritos (tenure track) que erradique el amiguismo y la endogamia y atraiga/fomente el talento

La sociedad española no puede esperar. En la comunidad científica e investigadora estamos listos (y con muchas ganas) para darlo todo y contribuir con conocimiento, soluciones y propuestas al futuro de nuestro país. Pero necesitamos que el Estado crea en nosotros, nos deje crecer, nos exija y nos evalúe.

Firma esta petición y consigamos que uno de los primeros pactos de la nueva legislatura sea el Pacto por la Ciencia

#CienciaConFuturo

 

 

No nos prometan 10.000 “panes para hoy y hambres para mañana”

La semana pasada llamó nuestra atención la proposición “no de ley” presentada por el PSOE para el “retorno” de 10.000 investigadores en los próximos 4 años. En realidad, la propuesta no es novedosa. El mismo partido presentó una propuesta en todo similar el pasado mes de abril. Podemos, en su programa electoral también copian la idea (indexada con el número 36). Parece claro, pues, que es una idea (cifra incluida) que circula en ciertos entornos políticos.

Desde Ciencia con Futuro saludamos el lanzamiento de ideas, porque contribuyen a reanimar el debate. La Ciencia española necesita que se hable de ella. Pero un debate sobre medidas de recuperación de la Ciencia española requieren ideas bien preparadas y estructuradas. Y las propuestas de PSOE y Podemos no alcanzan el mínimo para poder ser comentadas: unos muy escasos párrafos de palabrería, una ausencia de cálculos económicos detallados o, en el caso de Podemos, poco más que un nombre (“Programa Margarita Comas”). Sin propuestas serias y detalladas lo que queda es publicidad: anuncios demagógicos para captar la atención (y los votos) de un sector social dramáticamente necesitado de reformas y financiación, pero sin intención de ofrecer soluciones.

Con esta entrada lo que sí pretendemos es iniciar ese debate necesario sobre las reformas insoslayables que se necesitan para evitar la sangría del sistema español de Ciencia.

Para entendernos es necesario comprender qué es la “carrera investigadora” en España. Un investigador la inicia al terminar su periodo de estudios. El primer paso es completar sus estudios mediante la realización de su Tesis Doctoral, periodo para el que, afortunadamente, habrá contado con un contrato laboral. Al terminar, el joven doctor se enfrenta a la búsqueda de financiación para el inmediato inicio de su carrera post-doctoral. El post-doc es un periodo de formación/especialización que, aunque no tiene una duración definida, en la actualidad se extiende sobre unos cuatro años. Para ello el joven doctor puede solicitar un puesto de Ayudante Doctor (universidades) / Sara Borrell (investigación sanitaria) / Juan de la Cierva (investigación en general), pero sólo si decide permanecer en España. Afortunadamente, en casi todos los estados europeos y norteamericanos hay programas públicos y privados que sí le ofrecerán financiación por ese periodo. En esos países, los laboratorios suelen tener suficientes fondos para contratar directamente a los candidatos de su interés.

Una vez pasados esos cuatro años, el investigador se considera completamente formado y puede aspirar a un puesto estable o incluso a formar su propio laboratorio. Para ello en España sólo existe una vía: opositar a Profesor de Universidad / Investigador en OPIs (organismos públicos de investigación). Ambos puestos están diseñados para crear nuevos laboratorios, por lo que si uno no quiere liderar debe optar a puestos técnicos para los que en principio no se requieren ni doctorado ni post-doctorado o depender eternamente de contratos temporales financiados por el laboratorio. La otra posible salida es emigrar.

Durante años este embudo ha asfixiado a la Ciencia española, mandando mucha gente fuera e implantando un modelo en el que cada laboratorio estaba formado por un único investigador alrededor del cual orbitan tal vez un post-doc y/o un técnico y un enjambre de estudiantes de doctorado. Los doctorandos son la única fuerza laboral que muchos laboratorios se puede permitir y, además, es la única que proporciona evaluación positiva al investigador líder, cuantificada por el número de tesis doctorales dirigidas. Como post-docs, técnicos o investigadores formados no aportan puntos al grupo, el investigador líder se ve desincentivado a contratarlos.

Para intentar rejuvenecer el sistema y mejorar su calidad, a principios del siglo XXI, el gobierno Aznar creó el programa Ramón y Cajal (RyC) para incorporar personal altamente formado, con particular énfasis en atraer investigadores españoles emigrados o investigadores extranjeros. Rápidamente, al programa le surgió una copia para investigación sanitaria: el Miguel Servet. Ambos programas se vendieron como tenure track positions. El tenure track es una especie de “oposición diferida” en la que, tras un largo periodo “en pruebas” (usualmente 3-5 años) y una serie de evaluaciones, se adquiere un puesto fijo en la plantilla de la institución. Contratos para investigadores, cinco años con promesa de estabilidad. ¿Les suena de algo? La política española siempre nos promete reinventar la rueda cada lustro o dos.

Lo que le pasa a un RyC por la cabeza. Crédito @AmebaCuriosa. Recogido de https://amebacuriosa.wordpress.com/2012/09/08/carta-de-un-ramon-y-cajal-a-un-espanol/

Lo que le pasa a un RyC por la cabeza. Crédito @AmebaCuriosa. Recogido de https://amebacuriosa.wordpress.com/2012/09/08/carta-de-un-ramon-y-cajal-a-un-espanol/

¿Por qué se vuelve a prometer algo que es en todo igual al RyC? Porque el RyC fue sólo un espejismo publicitario. Al principio se intentó mantener las formas. Se exigían solicitudes muy detalladas: no sólo tenías que indicar tus méritos sino plantear tus objetivos de trabajo durante los siguientes años, etc. En las últimas convocatorias sólo piden un curriculum vitae normalizado. El RyC es ya considerado un simple contrato post-doctoral, no un contrato para la incorporación de investigadores maduros. Los propios datos del ministerio reconocen su fracaso: tres cuartos de los beneficiarios del programa ya estaban trabajando en España en el momento de la concesión, el 40% de los solicitantes lo hacían para el centro dónde habían estudiado su doctorado (el ministerio no indica cuántos lo consiguieron). El programa RyC ha sido un fracaso a la hora de atraer investigadores de nivel a España, y en diez años no había alcanzado la cifra de 10.000 investigadores que se nos dice que ahora se contratarán en cuatro. También hemos sido testigos de cómo se incumplieron las promesas de tenure track: cómo, tras los cinco años y superadas las evaluaciones, se pedía a los investigadores que se volviesen a presentar a oposiciones (amañadas a su favor o incluso amañadas en su contra por oligarquías endogámicas en universidades y OPIs). Los casos más flagrantes llegaron a la prensa y a la red al terminar el periodo de la primera promoción. Las últimas promociones ya saben que no tienen la continuidad garantizada.

¿Qué aportan entonces estas nuevas propuestas? A la luz de lo publicado parecen simplemente “RyC segunda temporada”. Con una mentira demagógica descarada: denominar a un programa “de retorno” o “de recuperación” cuando la normativa europea lo impide. Lo que se diseña son programas “de incorporación” que están abiertos a todos los ciudadanos europeos que cumplan ciertos criterios (titulación, méritos etc.). Se puede acotar a personas que no residan en España, pero no se puede acotar a españoles. Siendo legítimo acotar la convocatoria a gente que esté residiendo fuera de España… ¿cuántos investigadores que ya están aquí deberán migrar al no poder presentarse? Sin un plan económico detallado no se puede saber si este plan pretende “desvestir a un santo para vestir a otro”. La segunda falacia son nuevamente las condiciones: ¡contratos de cuatro años! Justo hasta las siguientes elecciones: es el regreso del siglo XIX y sus cesantes en la administración pública. Y cuatro años ¿para qué?, no hay garantía de que se constituirán en un verdadero tenure track. Tampoco hay detalles de si las plazas vendrán con financiación para ejercer un trabajo científico de calidad (el saber ocupa lugar y cuesta dinero).

Muchos en la Ciencia Española piensan que los problemas son sólo de dinero: recortes. Eso es cómo decir que en 2008 todo iba bien… y no es así. La falta de carrera investigadora, el embudo de acceso, ha existido a lo largo del último medio siglo y si cuando había dinero se convocaban más plazas también había más aspirantes. La Ciencia Española necesita reformas además de dinero.

No nos prometan 10.000 retornados temporales sino reformen el acceso al sistema. Con nuestro tamaño se debería tender a la unificación de las convocatorias superando las actuales dispersas oposiciones y el programa RyC y asimilados. Acceder a Profesor de Universidad o a Investigador de los OPIs a través de un verdadero tenure track: cuatro años de prueba y evaluación para consolidación directa sin nueva oposición. Hacerlo así para todas las plazas financiadas con dinero público serviría para cortar de raíz la endogamia. Publicitarlas juntas y en convocatorias regulares, evitaría tener que depender de herramientas cómo wikiplazas. Proporcionar a los investigadores a prueba la financiación suficiente (según las áreas pueden necesitarse hasta 100.000€ por año e investigador) y salarios dignos, garantizaría la justicia del sistema. Unificar también los programas post-doctorales y los concursos para Ayudantes-doctor serviría para generar una movilidad real de los egresados. En esas condiciones se podría perfectamente reservar un cupo para investigadores no residentes en España.

No nos prometan 10.000 retornados precarizados, sino creen puestos para investigadores que no quieren liderar. En otros países son la columna vertebral del sistema: decenas de investigadores experimentados, con un único líder, enfocados en atender un tema en concreto y en formar a decenas más de estudiantes.

No nos prometan 10.000 “panes para hoy y hambres para mañana” y fomenten la contratación de personal de apoyo a la gestión de proyectos, a la transferencia de innovación y a la investigación, para facilitar la labor de los investigadores ya contratados y los que se vayan a contratar.

Somos gente de Ciencia, luchamos por un país serio. Merecemos propuestas serias.

PSOE: Un buen programa que miramos con desconfianza

El programa del PSOE ha sido el mejor valorado por el análisis de Ciencia Con Futuro. El PSOE aprueba con notable el examen, con una nota de 73 sobre 100 y está muy alejado, casi en 30 puntos, de su rival histórico, el PP, y casi 20 puntos de los primeros que aprueban, Ciudadanos e IU-UP, pero solo saca un punto al segundo mejor valorado, Podemos. En un primer análisis general podemos observar que la ciencia ocupa un lugar importante en el programa del PSOE, siendo el que mas páginas y propuestas dedica a ciencia e I+D+i, con 14 páginas y 67 propuestas.

Al relativizar estos datos respecto al número de páginas totales o propuestas totales del programa, vemos que en el primer caso ocupa el primer lugar con un 5,1% de las páginas dedicadas a ciencia e I+D+i, tres décimas por encima del 4,8% de Podemos, que se sitúa segundo, mas de un punto por encima del 4% de UP y Ciudadanos, así como más de dos puntos por encima de su rival histórico el Partido Popular, que tiene un 2,9%. En cuanto a la relativización del número de propuestas, se queda en un modesto tercer lugar con 4,8%, por delante tanto de UPyD, con un 2,2%, como de IU-UP, con un 3,5%, casi empatado con el Partido popular, con un 4,6%, y por debajo de la puntuación de Ciudadanos en 4 décimas, con un 5,2, y en mas de medio punto por debajo de la máxima puntuación de este apartado, la de Podemos, con un 5,5%. Por tanto, el PSOE muestra un gran interés en la ciencia, no ya por tener la mejor puntuación en páginas o propuestas dedicadas a I+D+i, sino que, además, al relativizar estos datos con respecto al conjunto del programa, también consigue el primer puesto en una y el tercero en otra.

Por tanto, el PSOE consigue el notable y el primer lugar de nuestro ranking, en cuanto a su programaen materia de ciencia e I+D+i.

logo-psoe

A continuación vamos a comentar sus propuestas más detalladamente, organizándolas por las distintas categorías que hemos contemplado en el análisis.

1. Financiación. En el apartado de la financiación, el PSOE se marca como objetivo superar la inversión del 3% del PIB y del 2,5% de los PGE para inversión publica I+D+i civil para el final de la legislatura. Además, pretende llegar a un consenso sobre las políticas de ciencia, tecnología e innovación a partir del acuerdo parlamentario por la ciencia de 2013. También menciona la creación de una Agencia Estatal de Investigación en un plazo de 6 meses (aunque ya está creada) y de un Consejo para la Ciencia y la Innovación que seria presidida por el presidente del Gobierno. Por último quiere establecer una nueva línea de financiación competitiva, dirigida a financiar con criterios de excelencia los programas institucionales de actividad científica, tecnológica e innovadora de las universidades y organismos públicos de investigación.

2. Ciencia Básica. En su programa, el PSOE deja claro que la ciencia básica es necesaria para una sociedad innovadora.

3. Carrera investigadora. Propone un plan para la incorporación, recuperación, y consolidación del talento científico, con criterios de excelencia con el que incorporar 10000 investigadores en 4 años. También apoya planes de movilidad entre todas las entidades eliminando las barreras que actualmente lo impiden.

4. Relaciones público/privadas. En este apartado hacen mucho hincapié. Entre sus medidas, proponen la creación del sello PYME innovadora, ventajas fiscales como el 0% para el crédito blando del Gobierno de España para I+D+i empresarial, y ventajas fiscales también para los inversores en I+D+i privado. También promueve la transferencia de grandes empresas a pequeñas empresas y el aumento de presupuesto del CDTI.

5. Transparencia y democracia. Este punto es el menos desarrollado por esta formación, sin medidas de consideración. Este punto es importante para Ciencia Con Futuro e influye en mostrar cierta desconfianza a pesar de la buena nota general.

6. Ciencia y Sociedad. Otro apartado bastante elaborado. Habla de la incorporación de la actividad divulgadora al CV de los investigadores, también de la revertibilidad de los beneficios de las patentes, así como el fomento de patentes a coste cero para las investigaciones del ámbito universitario y de centros públicos. De entre las medidas incluidas en el documento marco de Ciencia Con Futuro, el PSOE no incluye algunas como la creación de un repositorio nacional de publicaciones en acceso abierto y la consideración de la carrera de divulgador científico.

7. Número de páginas y propuestas dedicadas a I+D+i. Como comentamos al principio, el PSOE es el mejor posicionado en este apartado quedando en tres de los casos como el primero y tercero en el otro.

En conclusión, el PSOE presenta, posiblemente, el más completo programa en materia de I+D+i de los analizados. Lamentablemente, genera mucha desconfianza y dudas sobre su aplicabilidad y cumplimiento. Entre otros motivos porque incluye propuestas como “Garantizar la suficiencia y regularidad de las convocatorias de proyectos de investigación y de recursos humanos, ampliando la dotación del Fondo Nacional y uniendo a la evaluación ex ante, para la concesión de los proyectos, la rendición de cuentas ex post, de modo que el rendimiento y grado de consecución de objetivos sea una variable para la concesión de proyectos futuros.” Hay que recordar que en Andalucía, donde gobiernan desde principio de la democracia, no han implantado un nuevo Plan de I+D+i desde el fracaso del anterior, que finalizó en 2013.

psoe_puntos

Podemos se aplica, pero se queda en un notable

Podemos, uno de los partidos políticos emergentes con menos de dos años de vida, se ha asesorado y ha comprendido de forma considerable los graves problemas por los que atraviesa el sector de la ciencia. Es por eso que, según la evaluación de los programas electorales realizado por Ciencia Con Futuro, Podemos se sitúa en la segundo posición con 72 puntos sobre 100 a un solo punto del mejor valorado que es el PSOE. Además, en datos netamente objetivos, también se sitúa en segunda posición por detrás del PSOE en número de propuestas en materia de I+D+i con 65 propuestas, 2 menos que el tradicional partido y 4 más que Ciudadanos, que es el partido que se posiciona en tercer lugar siendo en los tres casos un número de propuestas muy superior al resto. Es el mismo orden que se observa en el análisis del ratio entre el número de páginas de I+D+i y páginas totales del programa, pero en este caso la tercera posición está ocupada no sólo por Ciudadanos sino también por Unidad Popular. Por otro lado, Podemos destaca considerablemente, situándose en primer lugar, en el ratio de propuestas en materia de I+D+i y propuestas totales, siendo su valor en porcentaje de 5,5, tres décimas más que el inmediatamente inferior, que es Ciudadanos. Por tanto, tras el análisis del programa electoral de Podemos en materia de I+D+i por parte de Ciencia Con Futuro, cuyos criterios de evaluación para el análisis son los del documento marco, se podría destacar que dicha formación política muestra un notable interés por mejorar la crítica situación de la ciencia en nuestro país.

podemoslogo

A continuación se resumen las propuestas de Podemos categorizadas en los epígrafes que Ciencia Con Futuro distingue en el análisis de los programas en materia de I+D+i.

1. Financiación. Respecto a la financiación de Podemos en I+D+i, la formación quiere devolver la inversión pública en este campo a los niveles anteriores a la crisis a niveles europeos y para ello propone alcanzar el 2,7% de inversión en I+D+i de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) en 2017 y el 3% en 2020, asegurando la financiación pública en esta materia y blindando los presupuesto para toda la legislatura.

2. Ciencia Básica. La formación morada ha manifestado públicamente en ocasiones su postura respecto a la ciencia básica, en cambio no hace mención ninguna en su programa electoral, por lo que en el análisis de programas de por parte de Ciencia Con Futuro, Podemos no se lleva ningún punto en este apartado. El apoyo a la ciencia básica es un punto primordial para el colectivo de Ciencia Con Futuro, de hecho se puntúan negativamente las medidas que perjudiquen el desarrollo de la ciencia básica.

3. Carrera investigadora. Los aspectos relacionados con la mejora y dignificación de la carrera investigadora propuestos por Podemos han recibido una buena puntuación. Podemos propone redefinir la carrera investigadora, diseñar un programa del retorno del talento emigrado y movilidad entre centros españoles, un programa de contratación estable en todas las categorías científicas y también menciona explícitamente un plan de conciliación de la vida familiar y laboral.

4. Relaciones público/privadas. Las PYMES se ven reforzadas mediante el fomento de subvenciones a éstas en materia de I+D+i según las propuestas de Podemos, aunque las propuestas no están desarrolladas detalladamente. Destacable positivamente es el fomento del software libre para el análisis de datos científicos.

5. Transparencia y democracia. Podemos presenta en su programa propuestas detalladas de apoyo explícito a la democratización de los organismos públicos de investigación y la creación de un observatorio para la defensa de la transparencia en el acceso y gestión de las instituciones investigadores y universitarias.

6. Ciencia y Sociedad. Las propuestas de Podemos respecto a este apartado no se ajustan plenamente a los criterios de Ciencia Con Futuro, por lo que no ha obtenido una puntuación alta. No valora la consideración de la carrera profesional de divulgador científico. No obstante, presenta numerosas propuestas relacionadas con la divulgación científica. Como ejemplo, se puede citar la creación de centros de Innovación Ciudadana como punto de encuentro entre la sociedad y la ciencia en los municipios y las medidas de garantía del acceso a la cultura científica.

7. Número de páginas y propuestas dedicadas a I+D+i. Al inicio se valoraban las puntuaciones y posiciones alcanzadas por Podemos respecto al número de páginas y propuestas dedicadas a I+D+i, estando la formación morada en las posiciones más altas.

Para concluir, Podemos plantea unas propuestas en materia I+D+i cuyos objetivos supondrían alcanzar una renovación importante del sistema actual de I+D+i, enfocadas principalmente en la dignificación de la carrera investigadora, en un acercamiento de la ciencia a la sociedad, a una democratización de los órganos dedicados a la I+D+i y en un aumento de la inversión pública. Son propuestas que han alcanzado una nota de notable según los criterios y los baremos de Ciencia Con Futuro. Al ser una formación emergente, no existen antecedentes de incumplimientos del programa electoral durante legislaturas en el gobierno. Es palpable, en el programa electoral de Podemos en materia de I+D+i, el asesoramiento respecto a los deterioro actual de la ciencia y respecto a posibles soluciones aportadas por parte de diferentes colectivos dedicados a este campo. No obstante, algunas de las propuestas que se plantean en el programa de Podemos son generales sin concreciones explícitas.

podemos_puntos