Científicos: no somos cocineros, pero también trabajamos gratis

No somos cocineros, ni aprendices de cocineros. Nuestros jefes no son famosos cocineros (perdón, ‘chefs’). Nosotros no preparamos platos de 200 euros, ni nuestros ‘negocios’ generan unos beneficios de decenas de miles de euros (al menos no de una manera inmediata aunque muchísimo más con el tiempo). Tampoco salimos en televisión, en revistas del corazón, ni tenemos multitud de espacios en los medios de comunicación. Vamos, que nosotros importamos algo menos.

Y sí, te estoy hablando a ti. Los científicos ya sabemos todos en qué plaza toreamos. Algunos nos indignamos e intentamos comunicar nuestra situación, aunque la inmensa mayoría, por desgracia se resigna. Algo así como se resignan los ’stagiers’ de nuestros famosos cocineros aunque, por suerte, su situación se ha convertido en vox populi y ahora no hay prácticamente ningún españolito de a pie que no esté indignado con tamaña injusticia.

Como dije anteriormente, nosotros no preparamos platos. Estamos haciendo otras cosas. Intentamos comprender el cáncer para encontrar su cura lo más rápidamente posible. Buscamos nuevas formas de energía limpia a contrarreloj, que nos permitan abandonar lo antes posible los combustibles fósiles y detener el cambio climático. Inventamos los materiales que utilizarás mañana y sin los que no podrás vivir, igual que hoy no puedes vivir sin tu smartphone, sin internet, sin tu coche, sin tu caja de ibuprofeno en la mesita de noche para esas mañanas de domingo, sin tus antibióticos cuando caes enfermo, o sin tu aire acondicionado en las calurosas tardes de verano (por cierto, su inventor es Willis Haviland Carrier y en muchos lugares de España deberíamos ponerle una calle, una plaza, o un monumento, pero esa reivindicación la dejo para otro día).

Científica trabajando en el laboratorio. Crédito: El Español. http://www.elespanol.com/blog_del_suscriptor/opinion/20170307/199050094_7.html

No sé cuántos stagiers de alta cocina hay en España, pero apostaría que los científicos ganamos en número. En España somos más de 100.000 científicos, y prácticamente todos han trabajado gratis en algún momento de su vida, algunos durante largos periodos de tiempo. El que escribe estas líneas, sin ir más lejos, ha trabajado gratis en alguna ocasión. No es raro encontrarnos hoy con científicos que han realizado la tesis doctoral sin cobrar. La Tesis Doctoral (para los no versados en la materia, que es en realidad para quien hablo hoy) es el periodo de mínimo 3 años y máximo sin determinar, pero entre 4 y 6 de media, en el que el científico en ciernes realiza una investigación original bajo tutelaje, y constituye el capítulo primero de la larga y cada vez más tediosa carrera investigadora clásica. La Tesis permite optar al título de Doctor y te convierte en algo más que un experto en tu materia, lo cual es necesario para seguir desarrollando investigación de calidad. Después, con el título bajo el brazo, se abren un nada despreciable número de puertas para continuar investigando en tu campo o campos afines. Las puertas están todas fuera de España, dicho sea de paso, ya que las únicas tres salidas en España para un joven Doctor son ‘por tierra, por mar, o por aire’.

Pues es asquerosamente común en este país ver a doctorandos realizando su Tesis Doctoral absolutamente gratis. Ni por comida. Pagando hasta la cena de Navidad y los Congresos si desea asistir a alguno (los Congresos son fundamentales en Investigación, ya que es donde se ponen en común ideas y líneas de investigación, donde los científicos se conocen y donde, quien sabe, puedas conocer a tu futuro Jefe, uno que te pague). Bajo la promesa de que vendrán tiempos mejores, y bajo la excusa (muchas veces verdadera, otras no tanto) de que los recortes en Ciencia han mermado absolutamente la economía de tu grupo, estos ‘desconocidos’ becarios realizan jornadas interminables de más de 10 horas y a veces más de 12, con el único objetivo de hacerse un currículum digno que le permita pagarse un vuelo a otro país y volver aquí para lo típico, playa y fiesta.

Porque hemos pasado de plantearnos si cobrar 1000 euros al mes era humillante, a debatir si es ético trabajar gratis los primeros meses o años. Porque algunos, menos es nada, han conseguido que su caso se haga público y que todos reclamen salarios (¡incluso dignos!) para los aprendices de estos cocineros (¡bravo por ellos!). Los científicos, como siempre, a la cola. No conseguimos transmitir a la sociedad nuestros problemas y no conseguimos que la sociedad se indigne cuando nos machacan, como se indignan justamente cuando hay recortes en educación, sanidad, pensiones o dependencia.

Esto es un llamamiento a científicos y no científicos. Estamos aquí, estamos construyendo el futuro, tu futuro. Estamos haciendo que en pocos años puedas vivir más y mejor. Seremos los que curaremos el Alzhéimer y los que lograremos colonizar otros planetas para todos. No somos conscientes de que vivimos rodeados de innovación científica, cada día más, y que sin ella, el mundo que conocemos ni existiría ni podría existir. Nosotros también estamos trabajando gratis, somos miles, y si nuestra situación no cambia, nos vamos a marchar de aquí, y serán otros países los que recojan los beneficios de nuestros conocimientos. Porque el tren de la Ciencia y la Innovación no se va a parar porque España haya destruido las vías. Pero estamos hartos de trabajar gratis, estamos hartos de que nos humillen y estamos hartos, además, de ser invisibles.

Julio Rodríguez Lavado

Investigador postdoctoral y miembro de Ciencia Con Futuro

Anuncios

  1. Pingback: Científicos: no somos cocineros, pero también trabajamos gratis - Iberoamérica Social
  2. becario eterno

    El problema es que en todas las disciplinas trabajamos gratis. Hemos pasado de cobrar poco apagar por trabajar literal. Lo peor es que las empresas inclusos las que en otros paises pagan bien a sus becarios o junior en españa apena te pagan o directamente no te pagan. Por no hablar con el negocio montado gracias a Wert de masters, cursos y un largo etc. al que que no puedes parar de apuntarte porque te exigen ser becario. Conenios que ninguna universidad supervisa y que no reconocen vacaciones, bajas todo depende de la voluntatd de tu tutor que no es más que un jefe. Porque desde el primer día estas trabajando con todas las obligaciones de un contarto laboral pero ningun derecho.

  3. Gemma

    Es veritat tot lo exposat en aquest escrit, peró aqui Espanya, nomes hi te cabuda la corrupció, les persones que es deixen la vida investigant, per bé de la humanitat, amb aquest ,algun any sens dir, que li han donat unes gracies, o una plaqueta ,
    Com no es canvii el sistema, o lamentarem i molt….

  4. Pingback: #LecturasdeDomingo (95) | Ciencias y cosas
  5. Alegria Montoro

    Muy buen artículo Julio!
    Cuanta razón tienes en todo.
    Gracias por escribirlo y tan bien!
    A ver si cambian las cosas
    Otra científica que también estuvo trabajando sin cobrar años…

  6. Mari Quini

    Pienso que, en realidad, quienes han denunciado los casos de cocineros becarios de chefs famosos, no lo han hecho por un sentido de justicia social hacia esos futuros cocineros, si no, simplemente, por la notoriedad y el esnobismo de criticar a gente famosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s