La trampa de los Presupuestos 2017: descubre por qué el gobierno vuelve a estafar a los científicos

En el día de ayer, todos los grandes medios se hicieron eco del borrador de Presupuestos Generales del Estado (PGE) que el gobierno ha publicado para que sea debatido en el Congreso de los Diputados. En lo referente a I+D+i, los medios anunciaban (algunos de ellos a bombo y platillo, véase imagen adjunta) una subida del 4,1% respecto del presupuesto del año anterior. Sí, parecía una buena noticia después de tantos años de recortes y presupuestos congelados. ¿A qué podría deberse? ¿Tenemos que agradecérselo al papel que está jugando Ciudadanos? 

Publicado en la edición digital del diario EL Mundo el 4/4/2017

Como en Ciencia Con Futuro no nos fiamos de nuestros representantes políticos, antes de lanzar las campanas la vuelo decidimos analizar con un poco más. Como se puede apreciar en el gráfico siguiente, la inversión del estado en I+D+i (otros prefieren llamarlo “gasto”) se ha mantenido más o menos constante desde el año 2013, después de los sucesivos recortes realizados por los gobiernos del PSOE (años 2010 y 2011) y el PP (2012 y 2013). De hecho, se puede ver un ligerísimo incremento en los últimos años. Por otra parte, esta partida se divide en dos grandes grupos: la partida para I+D+i civil y la partida para I+D+i militar. En el gráfico se aprecia que la partida de I+D+i militar ha continuado su lento pero inexorable declive, mientras que la partida civil se sostiene. ¿Estamos de enhorabuena? ¿Se ha terminado la crisis en la ciencia española? A estas preguntas tenemos que responder con un rotundo NO.

Presupuestos Generales del Estado 2004-2017. Partidas dedicadas a I+D+i.

En primer lugar nos tememos que la reducción del gasto militar en I+D+i esté relacionado con las recientes declaraciones de la Ministra sobre incrementar el presupuesto de Defensa hasta el 2% del PIB, por culpa de los acuerdos tomados en el seno de la OTAN (cuyo estricto cumplimiento es exigencia de la administración Trump. Hay que recordar, que la inversión española en I+D+i es del 1.23% del PIB en la actualidad. Además, es conocido que la partida de Defensa se incrementa de forma extemporánea cada año con estivalidad y alevosía, sin que ese incremento sirva de mejora para las condiciones de trabajo de los soldados y marineros.

Si seguimos profundizando en los datos, podemos ver que la partida de fondos de I+D+i civil se subdivide, a su vez, en fondos financieros y fondos no financieros. Los primeros son los que se emplean para dotar de crédito a las actividades de I+D+i que se realizan en la empresa española. Esto es muy loable, el problema es que todos los años, una gran parte (hasta el 50%) de estos fondos se queda sin gastar. Por otro lado, se encuentra la partida no financiera, es decir la I+D+i pública, que incluye gastos corrientes, nóminas, programas de I+D, becas, contratos, proyectos de investigación, mantenimiento de edificios, etc, se gasta prácticamente en su totalidad. Pues bien, los PGE2017 presentados por el gobierno incluyen un incremento del 9.2% en el gasto financiero (el que no se gasta en su totalidad) y vuelve a reducir el gasto no financiero en un 2.3%. O dicho de otro modo, otro recorte más para la ciencia pública. Y es que es muy goloso poder incrementar la inversión total en I+D+i si gran parte de ese incremento se va a devolver a las arcas públicas sin haberlo gastado.

Presupuestos Generales del Estado 2004-2017. Partidas dedicadas a I+D+i civil.

 

La reducción relativa de la partida no financiera respecto a la financiera ha sido práctica común en los últimos años por los dos partidos que han gobernado, PSOE y PP. Incluso en la época en la que se incrementaban los presupuestos totales, se hacía sobre todo en la partida financiera, despreciando cada vez más la I+D+i pública. Como puede verse en el siguiente gráfico, la partida no financiera ha pasado del 75% de toda la inversión estatal al actual 40% de forma sostenida. Volvemos a insistir, que es de ese 40% del que se obtienen los fondos para los sueldos de nuestros científicos en todas las escalas, las infraestructuras, los proyectos de investigación. 

Presupuestos Generales del Estado 2004-2017. Porcentaje relativo de partidas financieras y no financieras.

¿A qué se debe el incremento del 9.2% en la partida financiera de los presupuestos presentados? Aunque no tenemos constancia de ello, parece que estaría muy relacionado con la única de las cinco medidas estrellas que el Partido Popular acordó con Ciudadanos que será puesta en marcha, la Red Cervera de Transferencia Tecnológica. Sobre dicha red, ya hablamos en Ciencia Con Futuro cuando analizamos en acuerdo. Textualmente decíamos que
Una medida necesaria, independientemente del nombre que se le dé, es favorecer la transferencia de conocimiento entre organismos públicos y privados. Pero no es ésta exactamente nuestra fórmula idónea, ya que parece estar orientada a la creación de centros mixtos que se rijan por el sistema público y privado al mismo tiempo. Nos preocupa pensar cómo podría desarrollarse eso, dadas las políticas del gobierno actual en materia laboral y el trato que ha dado al sector público. ¿Nos esperan jornadas interminables con contratos basura? ¿Criterios de productividad y efectividad, del sector privado, con fondos públicos recortados? Creemos que hay otras fórmulas más efectivas de poner el conocimiento generado en Organismos Públicos de Investigación y Universidades al servicio de la sociedad a través del sistema privado.
Ahora nos tememos que nuestras predicciones se cumplan, ya que los PGE 2017 incentivan este tipo de I+D+i en detrimento de la pública, en la que, pese a sus defectos, el control en materia laboral es más exhaustivo. Realmente no esperábamos otra cosa de estos dos partidos, que ya obtuvieron algunas de las calificaciones más bajas cuando analizamos sus programas electorales.
Estos presupuestos resultan por tanto engañosos, pero cuando uno se sumerge en sus vericuetos se da cuenta de que son básicamente continuistas, ya que persiguen el progresivo desmantelamiento de la ciencia pública en favor de la innovación privada, convirtiendo a los Organismos Públicos de Investigación en meros agentes suministradores de servicios de desarrollo e innovación. De esta forma, el estado olvida que la ciencia es más que el desarrollo de nuevos productos y servicios con fines comerciales. Olvida que invertir en ciencia es mucho más que hacerse ”accionista” de un proyecto que se diseña hoy para tener aplicaciones comerciales mañana por la tarde. Si queremos ser un país serio que se preocupe por el bienestar de sus ciudadanos, nuestra ciencia tiene que estar cimentada en bases fuertes y duraderas y eso implica tiempo, esfuerzo y recursos que solo se pueden asegurar a largo plazo desde el sector público.
Como veis, nos sobran los motivos para apoyar la Marcha por la Ciencia del día 22 de abril.

Apóyala tú también.

Guardar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s